Miroslava Duma, la creadora de uno de los portales digitales de estilo de vida más influyentes de Rusia, Buro 24/7, compartía la tarde del domingo los resultados que le cambiaron la vida hace pocos meses: “A principios de este año me diagnosticaron una enfermedad pulmonar rara y me dieron siete meses de vida. Fue una locura aterradora, pero mirando hacia atrás, me doy cuenta de que los últimos meses de recuperación fueron los meses más felices de toda mi vida”. Instagram'>Lo escribió en Instagram, una red social por la que se mueve con soltura frente a sus más de 1,6 millones de seguidores. Ante ellos solía compartir estilismos, pero en los últimos tiempos viró hacia el activismo contra el cambio climático.

“De repente dejé de correr una maratón y me di cuenta de lo mucho que amo la vida, lo hermoso que es nuestro mundo y cuánto quiero quedarme aquí”, continúa su optimista mensaje en el que reflexiona sobre prioridades y objetivos vitales. “Durante toda mi vida estuve buscando la aprobación y obsesionándome con los ‘me gusta’, tanto en el mundo físico como en el virtual, sin darme cuenta de que realmente tenía que aprender a ‘gustarme’ a mí misma primero. Años de autocrítica y dudas, estrés, dietas, presión física, mental y emocional, presionándome y presionándome”.

“Hoy sigo persiguiendo mi gran sueño y realmente creo que puede ayudar a salvar nuestro planeta. No importa cómo. Y contra viento y marea. Algún día espero poder contarles todo al respecto”, remata. Hija de un poderoso expolítico ruso, Miroslava Duma se hizo célebre hace casi una década debido a sus opulentos looks durante las semanas de la moda. Junto a otras personalidades como Elena Perminova, Vika Gazinskaya o la modelo Natalia Vodianova, conformó lo que la prensa bautizó como The Russian Fashion Pack. “Mujeres rusas que reclaman ser el centro de atención con entradas audaces y un consumo conspicuo”, decía de ellas The New York Times en 2012.

Herederas o esposas de oligarcas, contribuyeron a derribar el cliché de la mujer rusa enfundada en minivestidos y sandalias de tacón. “Vamos juntas a las semanas de la moda y, de alguna manera, nos convertimos en sinónimo del nuevo estilo ruso y sentamos un precedente para el desarrollo futuro de la industria textil en nuestro país”, contaba Duma a El País en 2014.

El icono del street style mantenía un perfil bajo desde 2018, desde que se publicara un video suyo cargado de comentarios xenófobos y transfóbos. La polémica la llevó a abandonar durante un tiempo las redes sociales y a vender su participación en la web que había fundado. Desde entonces se centró en promover proyectos que exigen sostenibilidad.

Más sobre:

influencers

Una famosa pareja influencer construyó una mansión en Bali con la plata que ganaron en las redes

Las influencers te adelantan las 5 tendencias de este verano

Instagram le declara la guerra al 'me gusta': ¿llegó el fin de la era ‘influencer’?

ico-download-apps

Descargá la app de TN y mantenete informado

Fuente: TN >> lea el artículo original