Lo secuestrado tiene un valor aproximado de 700.000 dólares y está compuesto por piezas de marfil de mediano y gran tamaño, bastones y estatuillas del mismo material, una araña de techo con astas de ciervo colorado, sables, una pieza de coral y diferentes animales taxidermizados.

Los operativos se realizaron en el marco de una causa que investiga varias infracciones a la Ley 22.421 de Conservación de la Fauna, y la 22.344 de Convención sobre el Comercio Internacional de Fauna y Flora.

'Junto a las fuerzas federales trabajamos todos los días para cooperar con la Justicia en distintas causas.
Nuestro objetivo es que ningún delito quede impune y que los responsables asuman sus responsabilidades', aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien instruyó a la secretaría de Seguridad que dirige Eugenio Burzaco.

Desde el Ministerio de Seguridad informaron que 'los miembros de la División Investigación de Delitos Ambientales, que pertenece al Departamento Delitos Federales de la Policía Federal realizaron numerosas tareas de inteligencia criminal con el objetivo de detectar mercadería en infracción de las leyes antes mencionadas'.


A partir de estas investigaciones, se inspeccionaron nueve domicilios con la colaboración de las direcciones General de Fiscalización y Control del Gobierno de la Ciudad, General de Museos y Patrimonio Cultural de CABA, y General de Fauna y Biodiversidad de Nación.

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación es el órgano de aplicación de la Ley 22.421 que implementa la 'Conservación de la fauna silvestre'; que contiene artículos penales por caza furtiva y aplica sanciones administrativas a todas aquellas personas que violen la norma.

La cartelera ambiental recordó que 'a nivel mundial el comercio ilegal de fauna silvestre solo es menos rentable que la venta de armas y de drogas, en tanto en Argentina, este delito atenta contra las especies en extinción y la salud pública, y representa millones de pesos al año'.

Fuente: Télam >> lea el artículo original