Los coronavirus están clasificados dentro de los virus ARN, cuya característica común es la utilización de ácido ribonucleico como material genético, pero que, además, poseen la particularidad de que tienen forma de corona, vistos a través del microscopio.
En lo que llevamos de siglo se han conocido varios coronavirus, aunque dos son de triste recuerdo para la humanidad: el SARS, que se originó en China en el año 2002, mató a más de 700 personas, mientras que el MERS, una década después, dejó más de 450 muertes.

Ahora, los científicos temen estar ante un nuevo virus, aunque similar al temido SARS.
Se ha originado en la ciudad china de Wuhan, en el centro del país, una urbe con más de diez millones de habitantes que tiembla ahora ante un posible contagio.
Las autoridades han confirmado que hay, al menos, 41 personas afectadas por el nuevo coronavirus, una de las cuales, un hombre de 61 años, ha fallecido.
Del resto, seis de ellas están graves y dos han sido dadas de alta.
¿Los efectos del virus? Insuficiencia respiratoria y neumonía grave, pero también otros problemas de salud, a saber, tumores abdominales y enfermedad hepática crónica.

China busca respuestas ante la misteriosa enfermedad que tiene en jaque a Wuhan

Rubén RodríguezUn misterioso virus ha afectado a más de 200 personas —algunas de ellas muy graves— y el único punto en común es su presencia en un mercado de marisco de Wuhan

La buena noticia es que el último caso detectado por las autoridades chinas data del pasado 3 de enero y que ningún miembro del equipo médico se ha visto afectado: 'No hay pruebas de que el virus se transmita entre humanos.
Las personas que han entrado en contacto directo con los enfermos no se han infectado, incluido el personal sanitario'.
Sin embargo, hay otra noticia que no es tan alentadora: la enfermedad comienza a extenderse después de que haya aparecido un caso en Tailandia, otro en Corea y varios en Hong Kong.

El origen, en un mercado

El último en darse, tal y como informa Ars Technica, es el de Tailandia que se trata de una mujer de 61 años (la misma edad que la víctima mortal) que fue identificada por las autoridades tailandesas el pasado 8 de enero y que se encuentra en cuarentena desde entonces.
Es una mujer que había estado en China semanas atrás, donde se cree que se contagió, pero que está respondiendo bien al tratamiento, por lo que podría recibir el alta en los próximos días.

Esta mujer no es la única paciente que ha estado en cuarentena en Tailandia: otras dos viajeras fueron puestas en cuarentena por precaución, al mostrar síntomas similares, pero las pruebas que se les han practicado han demostrado que no están afectadas por el coronavirus.
El ministro de Sanidad tailandés, Anutin Charnvirakul, ha explicado que 'ser capaces de identificar a un paciente muestra que hay eficiencia en nuestro sistema de monitorización.
Estamos seguros de que podemos manejar la situación'.

La Organización Mundial de la Salud también se ha referido a la propagación: 'La posibilidad de que se identifiquen casos en otros países no era inesperada y refuerza por qué la OMS hace un llamamiento a la vigilancia y preparación activa en otros países.
La OMS ha publicado una guía sobre cómo detectar y tratar a las personas enfermas con el nuevo virus'.

La fecha clave es el próximo el 25 de enero: se celebra el año nuevo chino y se esperan más de 3.000 millones de desplazamientos

Las autoridades sanitarias chinas han alertado de que están monitorizando a 687 personas, entre ellas personal médico que ha estado en contacto con los infectados, pero no se ha confirmado ningún caso más.
Y están convencidos de que el origen del virus se encuentra en el mercado de pescados de Wuhan, que fue cerrado al público el pasado 1 de enero para investigar y proceder posteriormente a la descontaminación.

Si no se detectan más casos en las próximas semanas, la alerta creada por el coronavirus podría quedarse en un susto, aunque hay una fecha que asusta a las autoridades: el 25 de enero, el día en el que se celebra el año nuevo chino.
Se esperan más de 3.000 millones de desplazamientos, muchos de los cuales tendrán como origen o destino la ciudad de Wuhan, por lo que el virus podría expandirse por todo el país en cuestión de horas.