La duración de las baterías son un motivo de preocupación para prácticamente todos los usuarios de móvil. Pero la pesadilla de estar pendiente de las rayitas y los porcentajes podría estar a punto de llegar a su fin si realmente funciona la nueva batería que ha creado un equipo de científicos australianos.

Según han explicado en una publicación en su blog, investigadores de la Universidad de Monash han desarrollado una batería de litio y azufre que tiene el potencial de alimentar los teléfonos móviles durante cinco días seguidos, o permitir que un vehículo eléctrico conduzca más de 1000 km sin tener que ser recargado.

De hecho, estos investigadores aseguran que están a punto de comercializar la batería, la más eficiente del mundo, que podría superar a los líderes actuales del mercado en más de cuatro veces.

Los investigadores tienen una patente registrada aprobada para su proceso de fabricación, y las células prototipo han sido fabricadas con éxito por los socios alemanes de I + D Fraunhofer Institute for Material and Beam Technology.

Algunos de los fabricantes de baterías de litio más grandes del mundo en China y Europa han expresado interés en aumentar la producción, y se realizarán más pruebas en Australia a principios de 2020.

El profesor Mainak Majumder, miembro del equipo de investigación, explica que este desarrollo representará un gran avance para la industria australiana que podría transformar la forma en que se fabrican los teléfonos, automóviles, ordenadores y redes solares en el futuro.

“La fabricación e implementación exitosas de baterías de Litio y Azufre en automóviles y rejillas capturarán una parte más significativa de la cadena de valor de litio australiano, y revolucionará el mercado de vehículos y proporcionará un mercado energético más limpio y confiable “, Dijo el profesor Majumder.

El equipo de investigación ha recibido más de 2,5 millones de dólares en fondos de socios gubernamentales e internacionales de la industria para probar esta tecnología de batería en automóviles y redes de este año.

Utilizando los mismos materiales en baterías estándar de iones de litio, los investigadores reconfiguraron el diseño de cátodos de azufre para que pudieran acomodar cargas de mayor tensión sin perder capacidad o el rendimiento general.

Fuente: La Vanguardia >> lea el artículo original