Quizás todavía no sean aptos para unas prisas, pero con calma y órdenes claras ya podemos mandar a un robot a la compra.
Cada edición de esta feria walker suma habilidades, en este caso si queremos nos da clases de Yoga.

Ese sueño del robot que ayuda en las labores del hogar y hace la comida es ya una realidad.
Un auténtico robot de cocina que se descarga la receta y con los brazos mecánicos hace el resto.

Los tatuajes sin dolor y temporales ya son posibles con esta impresora que actua sobre piel humana.
También, una piel que cobra importancia en el coche del futuro que reconoce así a cada pasajero.

Ya no hay excusa para que se nos mueran las plantas con estos maceteros inteligentes, ni tampoco para que a uno le huelan los piés, porque estas zapatillas te avisan y se purifican solas.

También son ya una realidad las mascotas robots.
Se acabó sacar a pasear a tu animal de compañía, porque las mascotas robots no hay que sacarlas a la calle cuando hace frío y, además se alegra de verte cuando llegas a casa.

El sexo tampoco se libra

La tecnología para el sexo también tiene un espacio oficial en esta feria y este año da un paso más.
El usuario podrá controlar la intensidad del dispositivo desde su móvil y diseñar su orgasmo.