El influyente expresidente colombianoUribe '> Álvaro Uribe compareció el martes ante la más alta instancia judicial de su país para ser interrogado en un caso de supuesta manipulación de testigos.

Un magistrado interrogó a Uribe a puerta cerrada durante siete horas sobre las acusaciones de que intentó influenciar e incluso sobornar a miembros de un grupo paramilitar que tenía información perjudicial del exmandatario.

Tras el interrogatorio, la Corte Suprema de Colombia difundió un breve comunicado en el que anunció que las autoridades alcanzaron la conclusión de que existen elementos suficientes para continuar con la investigación.

La causa se deriva de las acusaciones hechas hace varios años por el senador Iván Cepeda, que dijo que Uribe era el fundador de un bloque paramilitar en su provincia durante la guerra civil de décadas entre fuerzas del gobierno, guerrillas izquierdistas y paramilitares de derecha.

En respuesta, Uribe acusó a Cepeda de difamación, pero la Corte Suprema desechó el caso y en cambio abrió una investigación en su contra.

El exmandatario rechazó todas las acusaciones de nexos con paramilitares, acusados de narcotráfico, asesinar a personas inocentes y desplazar a miles de personas de sus casas y tierras durante los conflictos con los rebeldes.

La causa se basa en gran parte en declaraciones del exparamilitar Juan Guillermo Monsalve, que dice que Uribe ayudó a formar una rama de las Autodefensas Unidas Colombia (AUC).

Monsalve dice que un abogado de Uribe, Diego Cadena, lo presionó para que retractara ese testimonio. Otro exparamilitar dijo también que el letrado le pagó para declarar en favor del expresidente.

El caso divide a la nación sudamericana y ha desatado manifestaciones en favor y en contra del expresidente. Analistas políticos lo consideran una importante prueba para el sistema judicial de Colombia, que durante su historia ha tenido problemas para castigar a prominentes líderes políticos y militares.

El poder de Uribe

Quizás ningún líder político en la historia reciente de Colombia ha ejercido tanta influencia como Uribe, que aún cuenta con una numerosa legión de seguidores. Lideró exitosamente la campaña para rechazar un referéndum sobre el proceso de paz con la guerrilla en 2016. El año pasado, su apoyo fue crucial para la victoria en las elecciones presidenciales de Iván Duque, hasta entonces un senador poco conocido.

Pero las acusaciones de lazos con los cárteles de drogas y paramilitares siguen a Uribe desde la década de 1980, cuando se acusó a la agencia de aviación civil que él dirigía de darles licencias de piloto a narcotraficantes. Cables desclasificados del Departamento de Estado de Estados Unidos de una década después muestran que se les dijo a funcionarios estadounidenses que el político en ascenso tenía vínculos con narcotraficantes.

Sin embargo, durante su gobierno, de 2002 a 2010, Uribe extraditó a una cifra sin precedentes de sospechosos de narcotráfico y expandió agresivamente un programa de Estados Unidos para rociar herbicida en enormes campos de coca.

Su comparecencia en la Corte se deriva de acusaciones hechas por Cepeda en el 2014 durante un debate en el Congreso sobre los presuntos lazos paramilitares de Uribe. Cepeda dijo entonces que tenía testimonios de dos excombatientes que confirmaban esa asociación.

Más sobre:

colombia

Video: amarran con alambres de púas a un líder indígena y lo amenazan de muerte en Colombia

Saltando por una ventana con una soga y en moto: así huyó de la cárcel una exsenadora colombiana

Insólito: traficaban cocaína por mar, su bote se hundió y usaron los paquetes con droga para mantenerse a flote

ico-download-apps

Descargá la app de TN y mantenete informado

Fuente: TN >> lea el artículo original