A pesar de los enormes avances en el tratamiento y la prevención del VIH/SIDA en las últimas décadas, sigue siendo difícil conseguir una vacuna eficaz, y se necesita urgentemente para acabar con esta pandemia mundial que mata a más de 700.000 personas cada año.

El sida está causado por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), y es una de las tres grandes enfermedades que afectan a la gente en países en desarrollo, junto con la tuberculosis y la malaria. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 37,9 millones de personas en todo el mundo viven con la enfermedad, y de ellas, 23,3 millones tienen acceso a terapias antirretrovirales (TAR), el mejor tratamiento actualmente disponible. Esto representa un incremento de 2,3 millones de personas que reciben TAR desde 2016, según la actualización mundial de 2018 de ONUSIDA. Pero avisa de que “el aumento del acceso al tratamiento no debería darse por sentado”.

El problema es que aparecen nuevos contagios todo el tiempo: al menos 1,7 millones más cada año, de los que 160.000 son en niños menores de 15 años. Glenda Gray, presidenta del Consejo de Investigación Médica Sudafricano (SAMRC por sus siglas en inglés), explica a SciDev.Net: “La única manera de controlar o eliminar una enfermedad es con una vacuna. Una vacuna será más barata que cualquier otra intervención, y necesitamos una porque seguimos sin estar más cercar de controlar el VIH. No estamos alcanzando todos los objetivos ni a escala mundial ni local”.

El problema es que aparecen nuevos contagios todo el tiempo: al menos 1,7 millones más cada año, de los que 160.000 son en niños menores de 15 años

Fuente: El País >> lea el artículo original