Hace unos 66 millones de años, milenio arriba o abajo, un asteroide impactó con la Tierra en lo que hoy es el golfo de México. El choque fue tal que la teoría dominante entre los científicos señala que provocó la desaparición del 75% de la vida, empezando por los dinosaurios. Ahora, el estudio de un cilindro de roca extraído del cráter que provocó ha permitido reconstruir minuto a minuto lo que pasó hace tanto tiempo. Y fue un verdadero infierno.

En 2016, la Expedición 364 al cráter de Chicxulub, en el noroeste de la península del Yucatán (México), taladró la zona del impacto. No agujerearon el mismo centro, sino en el borde exterior del cráter. Extrajeron un cilindro rocoso de hasta 1.334 metros por debajo del lecho marino. Cortado en porciones, su estudio por un amplio grupo de geólogos y científicos de otros ámbitos cuenta la historia en capítulos tan precisos como lo hacen los anillos de los árboles o los núcleos extraídos del hielo, aunque hayan pasado millones de años.

La mayor parte del cráter se llenó de sedimentos en las primeras 24 horas tras el impacto

Fuente: El País >> lea el artículo original