La noticia copaba la primera plana de todos los medios de comunicación. Iker Casillas sufría un infarto durante un entrenamiento con su club, el Oporto, y era ingresado de urgencia en el Hospital CUF Porto donde se le realizó un cateterismo. La rapidez con la que se interpretaron los primeros síntomas y el eficiente tratamiento recibido han hecho posible que Iker Casillas, a sus 37 años, haya vuelto a nacer.

Pero más allá del caso concreto del portero, cada día se producen en en el mundo infinidad de situaciones similares a la del mostoleño. Quizá no con su edad, pero sí como consecuencia de la misma patología. Cómo se debe actuar si nos encontramos ante alguien que sufre un infarto es una pregunta a la que pretendemos responder gracias a la guía de primeros auxilios del SAMUR-Protección Civil.

Síntomas

  • Dolor persistente en el pecho que se puede extender al cuello, brazos, hombro, espalda y mandíbula.
  • Al cambiar de postura ese dolor no se modifica.
  • Problemas para respirar, respiraciones más rápidas, sensación de ahogo; a veces hay jadeo ('hambre de aire').
  • Piel fría, pálida, sudorosa y azulada.
  • Debilidad o mareo repentino.
  • Molestias gastrointestinales, náuseas, vómitos.
  • Alteraciones en el pulso (puede estar rápido y débil, o irregular).
  • La víctima puede describir una sensación de 'muerte inminente'.
  • Inconsciencia y seguidamente, parada cardiorrespiratoria.

Qué hacer

  • Guarde la calma.
  • Mantenga el control de la situación.
  • Coloque a la víctima en una posición en la que se encuentre cómoda y sin hacer ningún tipo de esfuerzo.
  • Llame al 112 y apunte la hora de inicio de los síntomas (dolor) especificando los que ha identificado.
  • Si la persona está consciente:
  1. Si ya ha tenido síntomas en ocasiones anteriores y tiene medicación, adminístresela.
  2. Si no tiene medicación y no es alérgico a ella, puede darle media aspirina.
  • Afloje todas las ropas que le estuvieran oprimiendo y permita una buena respiración (cinturones, cuellos, bufandas, etc.)
  • Controle los signos vitales de la persona, y si queda inconsciente, valore la respiración:
  1. Si la víctima no respira o su respiración es ineficaz (boqueos, escaso movimiento torácico), prepárese para iniciar maniobras de RCP (Reanimación cardiopulmonar).
  2. Si respira colóquele en posición lateral de seguridad y no pierda de vista la respiración.
  • Controle a la víctima y no la deje sola en ningún momento hasta que llegue ayuda.
  • Cuando lleguen los servicios de emergencias médicas, explíqueles lo que ha sucedido, las medidas realizadas y toda la información que tenga sobre la víctima.

Qué NO hacer

  • Dar una medicación que no sea la que le hayan recetado al propio paciente, aunque un viandante le diga que él la toma para estos mismos síntomas.
  • Permitir que la persona haga cualquier esfuerzo, como andar o subir escaleras.
  • Dar comida o bebida a la víctima. Si se atraganta, los esfuerzos para toser o las náuseas empeoran la situación.
  • Poner nerviosa a la víctima, porque la angustia empeora la situación del paciente y aumenta la demanda de oxígeno del corazón.
  • Trasladar directamente a la víctima por sus medios sin esperar a los Servicios de emergencias médicas.

Fuente: AS.com >> lea el artículo original