Para los que no lo sepan, la popular estrella de la televisión estadounidense, Oprah Winfrey, aprovechó su éxito televisivo para convertirse en una de las empresarias más importantes de su país.
Es una de las más poderosas del mundo de los negocios y de la política (en el puesto 21), según 'Forbes', y unos de los 100 personajes de 2018 según la revista 'Time'.

Al principio de su carrera hizo algunas entrevistas en su programa que le cambiaron la vida.
'Nuestros productores estaban muy emocionados, pero habían convencido a un hombre para que viniera con su mujer y su novia.
No sé por qué ese idiota querría hacer eso', aseguró Winfrey durante una charla con los asistentes a una conferencia tecnológica en Salt Lake City, Utah.

Aquel hombre sorprendió a todos confesando que su nueva pareja estaba embrazada, lo que hizo sentir a Winfrey muy mal.
'Nadie debería ser humillado de esa manera, así que a partir de ahí dejé de hacer ese tipo de historias', explica en 'Business Insider'.
Desde entonces todo cambió y se centró en una carrera que muchos envidian.
Pero, en vez de darse a una vida llena de facilidades, invirtió sus ganancias de forma inteligente.
Fundó su propia productora, OWN (Oprah Winfrey Network) y, por si fuera poco, también creó una productora de TV, cine y teatro; es autora de varios best-sellers, gurú motivacional, tiene una editorial y es filántropa.

¿Cómo conquistar la cima?

Su fortuna asciende a unos 3 billones y medio de dólares, según 'Forbes'.
Este hecho la convierte una de las celebrities más ricas del mundo.
Una rara avis teniendo en cuenta las trabas sociales que todavía existen por ser mujer, negra y del sur de EEUU.
Para ella el secreto es vivir el momento y centrarse en un solo objetivo.

No hay que ser perfecto en todas las competencias ni asumir todos los roles; basta con tomar la iniciativa y tener una meta ambiciosa

Olvida las multitareas.
Si tratas de hacer muchas cosas a la vez, todas acaban mal.
A pesar de sus múltiples responsabilidades y tratar de estar presente en todas, su clave consiste en delegar.
'Todo se trata de confiar en el otro y esperar resultados', asegura.
'Al analizar las carreras y las prácticas empresariales de estos líderes, descubrí que los superjefes son expertos en el arte de delegar, ceder cotas de autoridad y control que pondrían los pelos de punta a la mayoría de las personas en puestos de responsabilidad”, afirma sobre ella Sidney Filkenstein, profesora, en la revista 'Harvard Business'.

Establece metas

Tus metas a largo plazo son tu verdadero destino. No tiene por qué existir un período de tiempo establecido para estos objetivos.
Si realmente quieres aumentar tus probabilidades de éxito debes establecerlas desde el principio.
'La suerte es cuando la preparación encuentra su oportunidad', asegura la artista.
Conseguir tus logros rara vez ocurre por azar, llegar hasta ese fin requiere una planificación, una formación y una dirección.

Asume responsabilidades y aprovecha tus puntos fuertes, no hay que ser perfecto en todas las competencias ni asumir todos los roles; basta con tomar la iniciativa, tener una meta ambiciosa y una visión clara.
Céntrate y lograrás, tarde o temprano, el éxito que tanto ansías.