En febrero de 2018 el hospital Cedars-Sinai de Los Angeles inició una prueba piloto, sumando el asistente digital Alexa de Amazon en seis habitaciones. Ahora está disponible en 102 habitaciones, reporta el sitio Spectrum.

La iniciativa permite a los pacientes poner música, cambiar los canales del televisor, recibir resultados deportivos, o llamar a enfermeras y médicos sólo con la voz. La tecnología de base (los parlantes con micrófono y el sistema de reconocimiento de voz y procesamiento de órdenes) está provisto por Amazon, pero toda la plataforma hospitalaria se llama Aiva, y también podría funciona en Google Home u otros dispositivos. La compañía se denomina a si misma 'el sistema operativo por voz de la salud'.

Los dispositivos instalados en las habitaciones están en comunicación con los sistemas del hospital, por lo que los pedidos de calmantes o similares que hacen los pacientes en voz alta quedan registrados en la bitácora médica, y se dirigen en forma automática a cada sector (enfermería, hotelería, etcétera).

Una ventaja de usar Alexa, dicen en el hospital Cedars-Sinai, es que el mismo dispositivo le avisa al paciente que su pedido fue registrado y resuelto (es decir, que la enfermera está en camino con la medicina, por ejemplo), un dato que no siempre puede tenerse con el clásico llamador. Además, muchos pacientes ya están familiarizados con el sistema, tanto por tenerlo en sus casas como por dialogar con el asistente digital de sus teléfonos.

Por ahora no controla las luces de la habitación ni tiene comunicación con la cocina del hospital, pero es algo que está en proceso de desarrollo, dice la compañía.

Fuente: La Nación >> lea el artículo original