La investigación policial determinó que Keith Flint, cantante del grupo británico The Prodigy y que fue hallado muerto en su casa de la localidad de Essex el pasado 4 de marzo, se ahorcó, aunque todavía no se dieron a conocer los estudios toxicológicos.

Aunque desde un primer momento su compañero de banda Liam Howlett había afirmado en redes sociales que Flint se había quitado la vida, no se habían dado precisiones sobre la metodología utilizada.

La investigación policial desechó la posibilidad de un crimen de entrada e intenta establecer ahora el estado en que se encontraba Flint al momento de su muerte como para cerrar definitivamente el caso.
El artista había sido hallado por la policía luego de advertencias de algunos vecinos sobre movimientos extraños en su domicilio, de acuerdo a los informes.
Los resultados totales de la investigación serán dados a conocer recién el 23 de julio.

Fuente: Télam >> lea el artículo original