Julie Maxton (Escocia, 1955) ha dedicado su carrera a estudiar, ejercer y enseñar derecho en Reino Unido y en Nueva Zelanda.
Por esa labor ha recibido el reconocimiento de Oficial de la Orden del Imperio Británico (OBE).
Pero su trayectoria destaca, además, por haberla situado al frente de la administración en algunas de las instituciones británicas más respetadas.
En 2006 ocupó la oficina de Registrar en la Universidad de Oxford, convirtiéndose así en la primera mujer que ha encabezado esa secretaría desde que se creó hace medio milenio.

“La gente entraba en mi despacho para pedirme ver al Dr.
Maxton.
Yo les decía ‘ahora viene, voy en su búsqueda’.
Entonces salía de la habitación y volvía a entrar”, bromeaba Maxton desde el escenario de la Casa del Lector de Madrid, donde participó la semana pasada en un debate sobre el papel de las mujeres en la ciencia organizado por la Embajada Británica en España.
Maxton no es científica, pero desde 2011 dirige la administración de la Royal Society, la academia de ciencias británica.
Es una de las sociedades científicas más antiguas del mundo: se fundó en 1660, y desde entonces solo hombres habían ocupado el puesto de director ejecutivo.
Hasta que llegó ella.

Pregunta. El cargo científico más importante de la Royal Society, el de presidente, sigue siendo un hombre.
¿Es casualidad?

Las mujeres solo pueden formar parte de la Royal Society desde 1945

Fuente: El País >> lea el artículo original