Un equipo  de investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Exeter (Reino Unido) ha revisado los estudios existentes sobre el absentismo escolar, y ha llegado a la conclusión de que la ansiedad podría estar detrás en muchos casos.

 

La nueva investigación, que incluye el análisi sistemático de estudios realizados en países de América del Norte, Europa y Asia, mejora la comprensión de la relación que existe entre la ansiedad y una escasa asistencia a la escuela, especialmente cuando no hay excusa.

 

Ansiedad, ausentismos y rechazo escolar
 

El equipo clasificó la asistencia escolar en las siguientes categorías: ausentismo (es decir, ausencias totales); ausencias justificadas o médicas; ausencias injustificadas o absentismo escolar; y rechazo a la escuela, donde se produce una angustia emocional, a pesar de la conciencia de los padres y maestros.

 

Los hallazgos de ocho estudios sugirieron una asociación sorprendente entre el absentismo escolar y la ansiedad, así como el vínculo esperado entre la ansiedad y el rechazo escolar.

 

“La ansiedad es un problema importante que no solo afecta la educación de los jóvenes, sino que también puede llevar a peores resultados académicos, sociales y económicos a lo largo de la vida”, explica la autora principal del estudio, Katie Finning, en un comunicado.
“Es importante que detectemos las señales de advertencia y apoyemos a nuestros jóvenes lo antes posible”.



Artículos relacionados

Escasa investigación
 

La investigación ha puesto de manifiesto la necesidad urgente de seguir estudiando estas cuestiones para poder “entender mejor cómo dar a los jóvenes el mejor comienzo en la vida', apunta Finning.

 

La revisión también ha identificado la falta de investigación de alta calidad en el área.
De 4.930 estudios disponibles y revisados, solo 11 cumplieron con los criterios y pudieron incluirse en el análisis.
Son necesarios más estudios con seguimientos a largo plazo para desentrañar claramente si la ansiedad conduce a las faltas de asistencia escolar o al revés.

 

Precauciones
 

'El personal docente y los profesionales de la salud deben estar atentos a la posibilidad de que la ansiedad pueda subyacer a la escasa asistencia escolar”, señala el  profesor Tamsin Ford, quien participó en la investigación.
“También puede causar muchos síntomas físicos diferentes, como dolores de barriga y de cabeza'.

 

Muchas situaciones en la escuela pueden provocar ansiedad en los niños, y es importante darse cuenta de que, si bien todos nos sentimos nerviosos por algo, la ansiedad es grave y puede tener un impacto importante en el desarrollo de los niños.

 

Es importante entender que la ansiedad puede conducir a impulsos para evitar las situaciones que la producen.
Si bien huir de estas circunstancias reduce la ansiedad a corto plazo, el resultado es que se hace más difícil lidiar con ellas más adelante y que el problema empeore.

 

La ansiedad es altamente tratable y existen tratamientos efectivos.
Se pueden obtener buenos resultados enseñando técnicas de relajación a los pacientes y apoyándolos para demostrarles que sí son capaces de enfrentarse a las situaciones que originan su ansiedad.


Referencia

The association between anxiety and poor attendance at school: A systematic review.
K.
Finning et al.
Child and Adolescent Mental Health, 27 February 2019.
DOI: https://doi.org/10.1111/camh.12322.


Fuente: Tendencias21 >> lea el artículo original