Una banda, de al menos tres o cuatro integrantes que se desplazaban en un Volkswagen Gol Trend, entró y se llevó la recaudación de la casa de comidas rápidas.
Al tiempo que el Gobernador, el Ministro de Seguridad y el Senador Nacional se tiran con gas pimienta para quedarse con las llaves del PJ.

'Es otro país', dijo un integrante de la cadena de hamburguesas al referirse a la situación de San Luis sobre la inseguridad reinante, las máximas autoridades del gobierno lejos de ocuparse de los problemas reales se dedican a disputar una interna partidaria.

El vídeo de la cámara de seguridad no deja lugar a dudas sobre el accionar de la banda que perpetró el golpe comando a las oficinas de Burger King.
En muy pocos minutos, de madrugada, aprovechando un descuido del personal que dejó la puerta abierta para sacar la bolsa de residuos, los delincuentes se llevaron una suma que aún no fue precisada pero según trascendió, desde la empresa, sería millonaria.