Elena Turrión | Seguir a elena_turri | 06 febrero 2019 08:00

<p>Una niña en la ciudad de Kidira, al este de Senegal.<br>Este país prohibió la mutilación genital femenina en 1999 / EFE/ Pierre </p>

Una niña en la ciudad de Kidira, al este de Senegal.
Este país prohibió la mutilación genital femenina en 1999 / EFE/ Pierre 

Asha Ismail tenía solo cinco años cuando le practicaron la mutilación genital femenina (MGF).
Ocurrió en Moyale, un pueblo en la frontera entre Etiopía y Kenia.
Fue su propia madre quien la acompañó a casa de su abuela, donde les esperaba una curandera.
Entre las mujeres habían cavado un hoyo en el suelo de barro de la cocina para que se tumbase dentro y allí se lo hicieron, sin personal médico ni anestesia.

“En el centro de salud nadie había visto a una mujer mutilada.
Estaba rodeada de enfermeras mientras yo seguía abierta de piernas.
Pasé vergüenza y miedo”, dice Ismail

“Como había nacido niña, en mi comunidad no me iban a considerar limpia y pura hasta que me quitaran esa parte de mi cuerpo”, declara a Sinc Ismail, presidenta de la ONG Save a Girl Save a Generation.
Su familia estaba convencida de que era lo correcto, por eso, durante años no se atrevió a hablar con ellos de las secuelas y los dolores que sufría a causa de esta agresión, que consiste en la amputación parcial o total de los órganos genitales femeninos. 

En 2001, cuando migró a España, Ismail pensaba que por fin iba a tener la oportunidad de compartir la pesada carga que arrastraba desde Kenia con especialistas.
Sin embargo, su primera visita al ginecólogo no fue lo que esperaba.

'En el centro de salud nadie había visto a una mujer mutilada.
Se corrió la voz y y en cuestión de minutos estaba rodeada de enfermeras que me observaban sin dirigirme la palabra mientras yo seguía abierta de piernas.
Pasé vergüenza y miedo y creo que la situación hubiese sido diferente si hubiesen estado más sensibilizados', cuenta.

1009893_10153688879693347_763404744179403905_n

Asha Ismail, presidenta de la ONG Save a Girl Save a Generation

Fuente: Agencia SINC >> lea el artículo original