En las diversas pruebas para conocer el comportamiento de la COVID-19, los científicos descubrieron que puede propagarse a través tanto de las gotas de saliva como de transmisión fecal.
El lavado minucioso y rutinario de las manos nunca ha sido tan importante y eso no cambiará, pero hay otra precaución que debes tomar para evitar el contagio del nuevo coronavirus: cerrar la tapa del inodoro antes de tirar de la cadena.

 

Probablemente sepas que cuando alguien estornuda o tose, los gérmenes pueden viajar a superficies (o personas) hasta a 2 metros de distancia.
Ese proceso se llama aerosolización y, según explican en un estudio, también puede ocurrir en el baño.

 

En un fenómeno conocido como 'penacho de inodoro', los fluidos corporales pueden escapar del inodoro al aire y propagar enfermedades, según la Asociación de Profesionales en Control de Infecciones y Epidemiología.
Eso significa que cuando entras al baño después de que alguien más lo usó, podrías correr el riesgo de contraer una enfermedad simplemente al respirar o al tocar una superficie cercana, como el soporte del papel higiénico.

 

El primer paso para prevenir la transmisión de COVID-19 mediante las heces es cerrar la tapa del inodoro antes de descargar y pedirle a todos en tu casa que hagan lo mismo. Qingyan Chen, profesor de Ingeniería Mecánica en la Universidad Purdue, explica que la tapa es una barrera bastante efectiva, que evita que el 80% de los gérmenes potencialmente dañinos se aerosolicen.

 

Por supuesto, ese no es el único paso de prevención que debes tomar para mantener tu baño libre de patógenos.
Siempre es importante que laves tus manos durante al menos 20 segundos después de usar el baño para evitar la propagación de gérmenes.
También considera tener una higiene regular al desinfectar el inodoro y las superficies circundantes en el baño, especialmente cuando hay alguien enfermo en casa.

 

Alvin Lai realizó un estudio sobre el flujo de inodoros en Hong Kong y señala que el mejor método para desinfectar el baño es usar blanqueador diluido con agua para limpiar rutinariamente el inodoro, la palanca para descarga y la tapa, además de las llaves del agua y las perillas de las puertas del baño.

 

Y dado que las micropartículas fecales pueden permanecer en el aire durante horas, siempre mantén la puerta del baño cerrada cuando no esté en uso.

 

Con información de Apartment Therapy

Fuente: Harmonia >> lea el artículo original