El presidente del Gobierno de España Pedro Sánchez, visitó las instalaciones vestido con un EPI (equipo de protección individual) junto a la ministra de Industira, Reyes Maroto.

Las instalaciones normalmente destinadas a la confección de trajes de boda y otras prendas para el Corte Inglés, fueron desinfectadas por el Ejército de Tierra antes para poder iniciar la fabricación de las mascarillas de tipo IIR, compuestas de cinco capas que permiten filtrar el aire del coronavirus.

El personal sanitario en hospitales así como las farmacias españolas sufren desabastecimiento de mascarillas de las que el 90 por ciento provienen de China.

En el taller ubicado de la localidad de Móstoles, en la periferia de Madrid, trabajan 40 costureras. Se ha reconvertido dentro del programa del Gobierno español encaminado a enfocar la industria textil y de moda hacia la producción de material sanitario.

El lunes, con la vuelta al trabajo de algunos sectores no esenciales de la economía, el Gobierno inició el reparto de diez millones de mascarillas para los usuarios de los transportes públicos. Hasta ahora España ha tenido que comprar urgentemente mascarillas en el mercado especulativo chino.