En medio de la pandemia de coronavirus, los casos del mal que transmite el Aedes aegypti se propagan con la ciudad de Buenos Aires y el conurbano como grandes focos del brote.
Las personas contagiadas por dengue se multiplican en todo el país y los casos sospechosos se contabilizan en 26.351, mientras que son 7862 casos los confirmados.

En efecto, según el último Boletín integrado de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud de la Nación del pasado 3 de abril, entre la semana 31 del año 2019 y el 9 de marzo último (semana 10 de 2020), se registraron 2.942 nuevos casos, siendo el promedio de casos notificados en las últimas 3 semanas 6 veces superior que los reportados para las mismas 3 semanas de la temporada 2018-2019.

Con fecha 15 de agosto de 2019, la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) alertó acerca de un nuevo ciclo epidémico de dengue en la Región de las Américas, informando que luego de dos años de baja incidencia, se observaba para esta temporada un incremento de casos de dengue y dengue grave en varios territorios de la región compuesta por Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay.

“Me preocupa más el dengue que el coronavirus”, fue la frase que dijo y por la que más tarde fue criticado el ministro de Salud, Ginés García González, a principio de febrero, cuando el virus que hoy afecta al mundo aún no se había declarado pandemia.

“Las dos cosas son importantes.
Por más de que nos ocupe la cabeza en este momento la pandemia, el dengue es un tema muy serio, no tenemos que descuidarlo.
En la Argentina estamos en época, por ende, hay que insistir en los cuidados, en el descacharreo, en fumigar, en cortar el pasto. Nadie puede decir, que esto es una elección de una enfermedad por sobre otra.
De hecho, ha habido casos en los que se han sumado ambas enfermedades”, dijo en diálogo con Infobae Lautaro De Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.

Con respecto a la Ciudad de Buenos Aires, los barrios más afectados son los del sur porteño, los de la Comuna 8 (Villa Soldati y Lugano); la Comuna 4 (Parque Patricios, Barracas, La Boca y Pompeya); y la 10 (Floresta, Monte Castro, Versalles, Villa Luro).
El mapa de actividad del mosquito Aedes aegypti tiene forma de L y se concentra tanto en zonas precarias y residenciales en las cercanías a la autopista General Paz, como Villa Devoto, Villa Urquiza o Saavedra.

De este modo con la lupa sobre los más de 1200 casos confirmados de coronavirus que se registran en el país, el dengue es otro enemigo silencioso que se suma al listado de preocupaciones sanitarias a los que la población debe estar atenta.

“Durante las pandemias está descripto que al poner el foco en la misma se corre el riesgo de desatender otras necesidades sanitarias.
Respecto al dengue, un freno las medidas de prevención puede producir una exacerbación del brote, que es muy peligroso”, aseguró a este medio Romina Mauas, infectóloga y coordinadora médica de Helios Salud y miembro de la SADI.

Serotipos, inmunidad y “dengue hemorrágico”

Los principales transmisores del virus del dengue en nuestro medio son los mosquitos del tipo ‘<strong><a href=Aedes aegypti’' height='1131.75' width='750'>
Los principales transmisores del virus del dengue en nuestro medio son los mosquitos del tipo ‘Aedes aegypti’

Los principales transmisores del virus del dengue en nuestro medio son los mosquitos del tipo ‘Aedes aegypti’.
Contribuyen a la cría del mosquito vector y al aumento de transmisión del dengue, entre otros factores, los climas con muchas lluvias y elevadas temperaturas, insuficiente provisión de agua potable que obliga a su almacenamiento en recipientes caseros descubiertos y la disponibilidad de reservorios de distinto tipo que funcionan como criaderos.
Este mosquito tiene hábitos domiciliarios por lo que la transmisión es predominantemente doméstica, acompañando al ser humano dentro de la vivienda y sus alrededores.

“Para que en una ciudad, región o país se produzca transmisión de la enfermedad tienen que estar presentes en forma simultánea el virus, el vector y el huésped susceptible.
Este último, cuando es infectado, se transforma en el reservorio de la enfermedad.
Lamentablemente, hoy en gran parte de nuestro país tenemos un número importante de ejemplares del vector, está presente el virus y los huéspedes somos nosotros”, advirtió la doctora Gabriela Ensinck, infectóloga pediatra, secretaria del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Existen 4 serotipos del dengue y padecer la enfermedad de cualquiera de ellos confiere inmunidad permanente contra ese serotipo y solo por unos meses contra los restantes.
Cualquier serotipo puede producir formas graves de la enfermedad, aunque los serotipos 2 y 3 (denominados DEN 2 y DEN 3) han sido asociados a la mayor cantidad de casos graves y de fallecimientos.
En nuestro país circulan mayoritariamente los serotipos DEN 1 (68.8%) y DEN 4 (27.5%)y, en menor medida, el serotipo DEN 2 (3,7%).1

“Aquel individuo que ya tuvo dengue por uno de los serotipos y recibe una picadura de un mosquito que le transmite alguno de los otros serotipos, tiene mayores posibilidades de presentar ‘dengue hemorrágico’, una de las formas graves de la enfermedad”, sostuvo Elizabeth Bogdanowicz, infectóloga pediatra, miembro del mismo comité.

Los principales síntomas que presenta la enfermedad

Si bien se puede presentar -sin diferencia por sexo- en cualquier rango de edad, según los reportes es más frecuente en los mayores de 10 años y en los adolescentes, expresando síntomas como fiebre, dolor de cabeza, dolor abdominal, dolor alrededor del ojo (retro-ocular), derrames oculares (inyección conjuntival), manchas rojas en la piel, náuseas, vómitos y alteraciones del sabor de los alimentos y las bebidas. Mientras que en los lactantes suele cursar en forma asintomática (8 de cada 10 casos) o sin diferenciarse de otros cuadros virales que producen fiebre, falta de apetito, fatiga, dolor de garganta y erupciones.

“Como siempre, la aparición de todos o de alguno de estos síntomas mencionados amerita la consulta urgente con el especialista. Particularmente, la presencia de fiebre y erupción en la piel hacen necesario pensar en dengue, sin olvidarnos, en nuestro medio, de la posibilidad de estar presentes también ante un cuadro de sarampión”, aclaró Ensinck.

Pablo García Figueroa (41) siguió a rajatabla las recomendaciones sobre la consulta cuando después de recorrer las calles del Barrio Municipal Presidente Rivadavia I en el Bajo Flores -respetando las medidas de prevención del contagio de COVID-19- sintió dolor detrás de los ojos, en el hígado, en las articulaciones, en los músculos, fiebre y cansancio.

“Era tan serio lo del coronavirus que creí que el dengue le pasaba a los demás.
Salí con barbijo y alcohol en gel.
Me picaron mosquitos pero nunca me imaginé que podría ser esto”, dijo en diálogo con Infobae el director en funciones de la Escuela Municipal nº 12 “José Enrique Rodó”, que en el momento que se infectó con el virus se encontraba repartiendo cajas de alimentos a los alumnos y sus familias.

El tratamiento por dengue sólo ataca a los síntomas.
Es una enfermedad larga y dolorosa.
Por eso en algunos lugares la llaman “fiebre rompehuesos”.
“Me diagnosticaron, me mandaron a casa y estuve una semana con 40 grados de temperatura.
No te dan antibióticos, te dan paracetamol para bajar la fiebre y desinflamar”, contó García Figueroa.

Con respecto a la prevención, no existen vacunas para el dengue ni medicamentos que lo curen.
La medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contengan agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.

Muchos de los recipientes donde el mosquito se cría no son de utilidad (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados).
Estos recipientes deben ser eliminados.
Si los recipientes no pueden eliminarse porque se usan de modo frecuente, debe evitarse que acumulen agua, dándolos vuelta, como en el caso de los baldes, palanganas o tambores, o vaciándolos con frecuencia, en el caso por ejemplo de los portamacetas y bebederos.

¿Qué recomiendan las autoridades?

Combatir al Aedes aegypti, vector que transmite esta enfermedad.
A su vez especificaron que los esfuerzos de control de las enfermedades transmitidas por estos mosquitos se basan en la reducción de sus lugares de cría y no de los insecticidas aplicados.
Para una mayor eficacia de las medidas de control, se requiere de la integración de las tareas domiciliarias de “descacharrado” que puedan desarrollar las personas en sus viviendas, los operativos de eliminación de los criaderos de Aedes aegypti y los servicios de manejo de residuos sólidos urbanos para su adecuada disposición final.
No hay vacunas disponibles contra esta enfermedad, como sucede con el coronavirus COVID-19.

Con el objetivo de evitar el contagio y minimizar la propagación, las autoridades de la SAP recomiendan utilizar repelente según las indicaciones del producto, llevar prendas que cubran brazos y piernas, especialmente al estar al aire libre, desechar recipientes descartables que puedan acumular agua como latas, botellas, neumáticos o lonas y dar vuelta o vaciar y cepillar aquellos que se utilizan con frecuencia como baldes, palanganas o tambores.

Asimismo, se insta a mantener los patios ordenados y los jardines desmalezados, limpiar las canaletas y desagües de los techos, colocar mosquiteros en las puertas, ventanas y cochecitos de bebé, y utilizar repelentes ambientales como tabletas o espirales.

El Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana está realizando un plan de desinsectación (fumigación y descacharreo).
Las próximas comunas a intervenir son:

  • Viernes 10/04: comuna 9 y 10
  • Sábado 11/04: comuna 4, 8 y 11
  • Lunes 13/04: comunas 2, 6 y 7
  • Martes 14/04: comunas 14 y 15
  • Miércoles 15/04: comunas 3, 5, 13 y 15
  • Jueves 16/04: comunas 5 y 12
  • Viernes 17/04: comuna 12

SEGUI LEYENDO:

Con 7862 casos, la epidemia del dengue avanza en plena pandemia de coronavirus

El video de un vecino del barrio 1-11-14 que muestra el escaso cumplimiento de la cuarentena

En medio del COVID-19, un ingeniero contrajo dengue y lo publicó en Twitter para concientizar también sobre este virus

TEMAS RELACIONADOS

dengue epidemia argentina

Fuente: Infobae >> lea el artículo original